martes, 7 de mayo de 2013

¿Colmenillas peligrosas?

Los hongos del género Morchella y Mitrophora, más conocidos como colmenillas, pueden contener en su composición neurotoxinas termorresistentes , me explico, en este tipo de hongos podemos encontrar toxinas que afectan al sistema nervioso y no son anuladas en el proceso de cocción de los mismos.
Hasta ahora era bien conocido el hecho de que este tipo de ascomicetos, debían ser bien cocinados antes de ser ingeridos, incluso se recomendaba desechar el agua de la primera cocción. Este proceso anula algunas de sus toxinas termolábiles, entre las que puede haber enterotoxinas (provocan diarreas) y compuestos hemolíticos de efecto citotóxico (rompen las membranas de las células sanguíneas).
Otro hecho menos conocido es la existencia de neurotoxinas en este tipo de hongos, estas neurotoxinas producen un cuandro de síntomas conocido como "Síndrome cerebeloso", que se caracteriza por una serie de síntomas entre los que están los temblores, mareos, vértigos, dificultades para hablar y mantener el equilibrio, nistagmo (movimiento involuntario de los ojos) y pérdida del control postural en la oscuridad (signo de Romberg).
Los síntomas pueden durar desde unas horas hasta varias semanas y su gravedad es variable, si bien, hasta el momento, nunca han llevado al fallecimiento de los intoxicados.
La única solución conocida para poder seguir consumiendo estos deliciosos hongos con tranquilidad es su secado previo, las colmenillas secas nunca han producido este tipo de intoxicación.
Un buen número de casos en Europa, algunos de ellos en España, estaban siendo reportados en los últimos años lo cual movió a dos doctores franceses (Patrick Harry y Philip Saviuc) a indagar en las bases de datos de los CAP franceses encontrando registros de 129 personas que habían sufrido síndromes neurológicos causados por colmenillas desde 1976.
Un dato curioso es que este tipo de intoxicación siempre es producida por colmenillas halladas en las riberas de los rios, nunca la han causado las setas cogidas en bosques.
Desde luego no parece recomendable el consumo de estas setas sin desecar y yo añadiría la recomendación de moderarse en la cantidad de hongos que consumimos en cada porción, ya que prácticamente en todos los casos reportados se habían consumido en cantidades importantes.

2 comentarios:

Luisa dijo...

Saludos amiga, he leído tu entrada y quiero felicitarte por tu clara explicación acerca de los riesgos que corremos si no hacemos los pasos que nos dices para consumir "las colmenillas",secarlas primero, luego guisarlas muy bien y ser moderados en su ingestión.
Esta primavera en Tenerife hemos tenido abundancia de "colmenillas", que son tan caprichosas....pero no las he comido....una pena.
Me alegro saludarte.

Anónimo dijo...

Doy fé de ello. El otro dia cogí 20 colmenillas, usé 5 para un guiso, y el resto las puse a secar. Al dia siguiente tenía un baile de san vito rarísimo!