domingo, 25 de enero de 2009

Hongos y calentamiento global

La lucha contra el calentamiento climático tiene un aliado inesperado: los hongos que crecen en los bosques de piceas que cubren Alaska, Canadá, Escandinavia y otras regiones norteñas, según una nueva investigación.Cuando la tierra en estos bosques se calienta, los hongos que se alimentan con el material de las plantas muertas se secan y producen significativamente menos dióxido de carbono, gas de efecto invernadero, que los hongos en tierra más fría y húmeda.

El hallazgo ha sido una sorpresa para los científicos, que esperaban que la tierra más caliente se tradujera en una mayor emisión de dióxido de carbono, ya que se cree que el frío extremo hace más lento el proceso por el que los hongos convierten el carbono del terreno en dióxido de carbono.

Conocer cómo opera el ciclo del carbono en los bosques es crucial para predecir con precisión los efectos del calentamiento global. Esto es especialmente importante en los bosques del norte.

Se espera que el calentamiento global golpee más fuertemente a las latitudes norteñas, elevando sus temperaturas entre cinco y siete grados Celsius para el año 2100.

A la luz del hallazgo hecho en este nuevo estudio, hay alguna esperanza de que no se alcance el tan temido círculo vicioso de calentamiento y mayor emisión de los gases de efecto invernadero en una parte de los bosques boreales. Es una suerte para los humanos que los hongos sean afectados negativamente por el calentamiento. Esto podría ayudar a compensar un poco el aumento del dióxido de carbono que estamos vertiendo directamente en la atmósfera mediante la quema de combustibles fósiles.

Las tierras muy al norte contienen cantidades notables de carbono, procedente de vegetación muerta. Los hongos y las bacterias del suelo utilizan el carbono vegetal como una fuente de alimentación y lo convierten en dióxido de carbono.

Steven Allison y Kathleen Treseder, ambos de la Universidad de California en Irvine, realizaron el estudio para conocer lo que les pasa a los niveles de dióxido de carbono cuando se calienta la tierra de los bosques boreales que no contiene permafrost.

Alrededor de un tercio de los bosques boreales del mundo no contiene permafrost, el cual está localizado fundamentalmente en Alaska, Canadá, Siberia Occidental y el Norte de Europa.

Los científicos realizaron su experimento en un bosque de piceas cerca de Fairbanks, en Alaska.

Fuente: Hacia una nueva raza

3 comentarios:

Luisa dijo...

Interesante el artículo.

TCR dijo...

buenas, es intresantiimo la investigación a la que haces referencias en esta entrada. Por otro lado decirte que tienes un magnífico blog sigue así y no pares, estupendo, enhorabuena.
un saludo TCR

luscus dijo...

Muchas gracias TCR, he visto también tu blog y me ha encantado, enhorabuena por él. Un saludo